Conoce a la pareja de Florida que acogió a familias evacuadas durante dos fuertes huracanes

Categories: Uncategorized

Cuando Jason y Karen quedaron separados durante el huracán Michael, Bob y Juan, anfitriones de Open Homes, los ayudaron a reunir a su familia.

En octubre de 2018, cuando tormenta tropical se convirtió en un huracán de categoría 5 en la zona noroccidental de Florida, Jason y Karen prepararon a sus hijos para huir a Orlando.

«Siendo de Florida, somos muy particulares cuando se trata de huracanes», dijo Jason, cuya familia vive en Fort Walton Beach, a unos cinco kilómetros de la costa. «No parpadeamos a menos que se trate de uno fuerte de categoría 3 o 4».  Pero cuando la tormenta alcanzó la categoría 5, lo vimos claro: teníamos que irnos».

Indicios de que tienes que evacuar el lugar
«Cerraron los colegios dos días, hecho que es muy poco habitual», dijo Karen, que trabaja como profesora de teatro en un instituto local. «Fue entonces cuando no dimos cuenta de que la situación era seria y queríamos estar juntos, por si se desencadenaba una catástrofe de gran magnitud».

El huracán Michael tocó tierra en el centro de Florida con vientos de 240 km por hora. Los techos volaron, el mar inundó las carreteras, derribó los postes de electricidad y puso en peligro a barrios enteros. En ese momento, Jason se encontraba a 10 horas de distancia en un viaje de negocios y Karen estaba en casa con sus dos hijos. La familia rápidamente se dio cuenta de que los refugios cercanos estaban llenos y que los hoteles eran demasiado caros.

«Comprobé la disponibilidad en mis aplicaciones de hoteles y vi que se estaban reservando rápidamente y que los precios se estaban descontrolando, así que abrí la de Airbnb», dijo Jason. «Ahora, comprobar Airbnb antes que los hoteles forma parte de nuestro plan de evacuación. No quieres que la tormenta te pille en la carretera mientras tratas de huir. Cuanto más esperes, más personas habrán decidido irse también».

Jason abrió la aplicación de Airbnb en su teléfono y una notificación le preguntó si él o su familia se habían visto afectados por el huracán. Fue entonces cuando descubrió Open Homes, un programa que conecta a las personas afectadas por desastres con alojamientos gratuitos donde pueden alojarse. A la casa que encontró, un alojamiento con tres dormitorios y tres baños, se podía acceder por carretera y estaba ubicada en un lugar perfecto para que la familia se reuniera.


Encontrar refugio en alojamientos de anfitriones de Open Homes
Jason y Karen se reunieron en su Airbnb en el centro de Florida, justo al sur de Orlando, un alojamiento muy popular, ya que estaba muy cerca de Disney World. La casa tenía una decoración costera que resultaba muy relajante, con muebles en tonos joya y paredes con colores alegres.

Bob y Juan abrieron las puertas de su hogar por primera vez al programa en 2016 y, desde entonces, han acogido a varias familias afectadas por los huracanes Irma y Michael.  Se casaron hace siete años, pero llevan juntos más de una década. Bob está jubilado y administra sus propiedades; y Juan ha lanzado recientemente un negocio de viajes orientado a la comunidad LGBT para visitar Ecuador. Hasta la fecha, han hospedado a más de 2000 personas de más de 35 países.

«Cuando llegamos, sentí que estaba en casa, a pesar de estar lejos de casa», explicó Karen. «Claro que estábamos muy preocupados por nuestro hogar, pero fue agradable poder relajarnos y liberar algo de estrés. Descubrir la piscina fue la guinda del pastel».

Durante tres noches, la familia descansó, se reagrupó y siguió las noticias mientras la tormenta se intensificaba. «Nos encontrábamos en una situación estresante y nos sentimos muy bien atendidos», dijo Jason. «A través de una aplicación, de entre todas las posibilidades». A pesar de que Bob y Juan estaban en la casa de Fort Lauderdale, se encargaron de que todo saliera bien desde la distancia. Juan se mantuvo en contacto todo el tiempo con Jason y comprobaba con frecuencia cómo iba su familia. «Te sientes responsable de los huéspedes que van a quedarse en tu casa», dijo Bob. «Incluso si están logrando huir de peores circunstancias, sigues pensando: “Espero que no les pase nada”».


Preparativos para la temporada de huracanes
Generalmente, Jason y Karen se preparan para la temporada de huracanes abasteciéndose de alimentos no perecederos y llenando su bañera con hielo y reservas de agua potable. «Si esperas hasta el mismo día, cuando todo el mundo corre a las tiendas, los estantes están vacíos», dijo Karen. «Hacemos acopio de pilas, linternas y cargadores con baterías manuales para nuestros teléfonos por si nos quedamos sin electricidad».

Juan y Bob se prepararon para alojar a la familia de Jason y Karen como lo hacían con cualquier otro huésped en Airbnb. «Cuando viajamos, todos queremos encontrarnos con un lugar donde podamos sentirnos como en casa», dijo Juan, indicando que esta situación no era diferente. «Un lugar que esté limpio, donde nos sintamos acogidos y que sea seguro».


La vuelta a casa tras la tormenta
Cuando Jason y Karen regresaron a su casa al final de la semana, no encontraron daños significativos, pero muchas personas de su comunidad no tuvieron tanta suerte. «El proceso de recuperación y reconstrucción va a llevar años», explicó Jason. «Ya no aparece en las noticias, pero todavía hay personas cuyas casas han sido demolidas y que viven en tiendas de campaña en Panama City [Florida]».
Al menos 36 personas murieron durante el huracán Michael, el más destructivo de la región desde 1992.

«Hay algo gratificante en ayudar a las personas sin esperar nada a cambio», dijo Juan. «Jason se ofreció a pagar un par de veces y le dijimos que no era necesario. Sabíamos que habían sido desplazados y estábamos encantados de poder ayudar».

«Si alguna vez estuviéramos en su lugar, con un huracán en camino», continuó, «nos gustaría saber que podemos contar con Open Homes».

Up Next