Seis pasos para abrir tu alojamiento a personas evacuadas por una catástrofe

Categories: Uncategorized

Si se produce una catástrofe, puedes poner tu alojamiento a disposición de las personas evacuadas de sus hogares, al personal de rescate y a demás personas afectadas por el suceso mediante el programa Open Homes en Airbnb. Ofrecer una habitación extra y una cama cómoda puede ayudar a los miembros de tu comunidad a reponerse, planificar los próximos pasos y recuperarse.

Descubre lo que recomiendan las entidades sin ánimo de lucro y quienes ya han sido anfitriones para preparar tu alojamiento de cara a alojar a vecinos que han tenido que dejar el suyo. Te guiamos a través de los seis pasos que debes dar para poner tu alojamiento a disposición de esas personas que aún no pueden volver a su hogar.

Prepárate para hospedar
Ser anfitrión es sencillo: solo necesitas una habitación libre o un alojamiento con una cama cómoda.  «El estrés que sufre la gente tras una catástrofe puede ser tan intenso como el suceso en sí, por lo que ofrecer seguridad y alojamiento es una gran ayuda para el bienestar y el futuro de una persona evacuada», explica Michael Bowers, director de operaciones humanitarias de Mercy Corps.

Al proporcionar un alojamiento seguro, ayudas a los miembros de tu comunidad de forma significativa en momentos de necesidad.

Responde a las solicitudes
Recibirás mensajes de personas que buscan alojamiento y creen que el tuyo puede ser adecuado. Antes de confirmar nada, podrás intercambiar mensajes con los posibles huéspedes para conocer mejor sus necesidades. Antes de aceptar la solicitud, puedes preguntar sobre su número de huéspedes, mascotas y cualquier otra información que te ayude a saber qué puedes esperar.

Andrew y Gabriela Berk, quienes pusieron su alojamiento de Los Ángeles a disposición de las personas afectadas por los incendios forestales en noviembre de 2018, tardaron un par de días en empezar a recibir solicitudes en Airbnb. «Recibimos un mensaje que nos dio escalofríos al instante», explica Andrew. «Decía: «Mi madre acaba de perder su hogar. La evacuaron a Chico y luego se la llevaron a otra ciudad»». Tras intercambiar unos mensajes con la familia, los Berk le ofrecieron el espacio extra de que disponían en el estudio adyacente a su alojamiento.

Piensa en artículos de aseo, wifi, etc.
Al preparar tu alojamiento, Bowers anima a los anfitriones a que «piensen en el abanico de cosas que utilizan en su propia casa». Artículos esenciales como toallas limpias y productos de aseo, conexión wifi y lavadora son de gran ayuda. Además, señala: «los productos básicos que tienes siempre en el armario del baño o bajo el fregadero» pueden ser muy útiles. «Eso es lo que la gente ha perdido».

Ofrece las comodidades de un hogar
«Verte desplazado por un incendio forestal, terremoto u otra catástrofe natural es algo muy estresante a nivel emocional», explica Felicia Carmichael, responsable de las relaciones corporativas de All Hands and Hearts Smart Response. «Poder volver a casa al final del día, a un hogar, no a una habitación de hotel impersonal o a un pabellón deportivo repleto de gente, es muy reconfortante». Unas mantas adicionales o una nota personal pueden marcar una gran diferencia.

«Un hogar es un lugar donde estás con tu familia, preparas comidas, te repones», añade. «Es un lugar reconfortante».

Habla con los huéspedes antes de que lleguen
Después de aceptar la reserva, no dudes en preguntar a tus huéspedes qué les ayudaría a sentirse cómodos durante su estancia. Tal vez tus vecinos tengan los artículos que necesitan, como un cochecito de bebé, cargadores de teléfono u otros productos básicos. No se espera que proporciones artículos adicionales como barritas energéticas, libros o juguetes según la edad de los niños, pero siempre puedes dar un paso más.

Cuando la familia Berk se preparaba para hospedar, Gabriela quería comprar ropa y comestibles para los huéspedes, mientras que a Andrew le preocupaba ser demasiado presuntuoso acerca de sus necesidades. «Prefiero ofrecer y poner a disposición a dar sin preguntar», expone. «Pensé que era mejor esperar, hablar con ellos primero y ver qué necesitaban, en lugar de preparar algo como un carrito gigante de comida».

Respeta la privacidad
Algunas personas quieren charlar y compartir comidas con sus anfitriones, mientras que otras son más reservadas. Las personas que han tenido que dejar su hogar pueden sufrir problemas emocionales. Por este motivo, es importante respetar su espacio si solicitan privacidad. No dudes en preguntarles si prefieren estar solas en cualquier momento.

«No puedo imaginarme el dolor que sufría», dice Gabriela sobre su huésped. «Lo ha perdido todo». Andrew confirmó los sentimientos de su mujer. «Es muy importante para nosotros darles a las personas su espacio y privacidad», añade, «porque no sabemos por lo que están pasando, tanto a nivel emocional como externo».

Al abrir tu alojamiento tras una catásfrote a personas que aún no pueden regresar a su hogar, ayudas a tu comunidad a recuperarse del suceso y a mejorar su resiliencia. Si tienes más preguntas sobre el funcionamiento de Open Homes, puedes leer relatos de personas que han ofrecido alojamiento a los equipos de rescate, primeros auxilios y voluntarios que participaban en tareas de reconstrucción a largo plazo. 

Up Next